Alimentación sana durante el Embarazo

ALIMENTACIÓN SANA DURANTE EL EMBARAZO

La gestación es una etapa con necesidades nutricionales especiales que la madre debe satisfacer a través de una dieta equilibrada.

La cantidad de comida, la forma de prepararla, los alimentos más convenientes y los que hay que evitar son algunas de las recomendaciones que daremos a continuación:

  • Recuerda mamita, no es cuestión de cantidad, sino de calidad.

Estar embarazada no significa que tengamos que comer por dos, sino comer mejor.

  • Es preferible consumir varias raciones al día

Los periodos prolongados de ayuno dan a la gestante molestias digestivas como acidez, reflujo y nauseas, por lo que debemos distribuir los alimentos en 5 comidas: desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena.

  • Mantenerse hidratada

El consumo de agua facilita la digestión, la eliminación de toxinas y ayuda a aliviar las principales molestias del embarazo como el dolor de cabeza, el estreñimiento, entre otros.

  • Complemento perfecto: Hierro y Vitamina C

La deficiencia de hierro puede producir anemia ferropénica, por esto la gestante debe consumir: carne, hígado, sangre de pollo, cereales fortificados (harina de trigo) y los granos (frejoles y lentejas) que son ricos en hierro. La vitamina C ayuda a la absorción del hierro en sangre.

  • Nutrientes esenciales

Es necesario que la embarazada ingiera algunos nutrientes imprescindibles para un correcto desarrollo del bebé. No puede faltar el calcio (productos lácteos), para un adecuado desarrollo óseo, el hierro, para la formación de los glóbulos rojos, el ácido fólico para prevenir defectos congénitos, el yodo (sal yodada) y el omega 3 (pescado), para un mejor desarrollo cerebral y cognitivo.

  • Suplementos nutricionales

El hierro, vitamina A, calcio y ácido fólico siempre se deben consumir bajo supervisión de su obstetra o presional de salud capacitado.

  • Alimentos que hay que restringir en la dieta de la embarazada

Es importante reducir el consumo de gaseosas, golosinas, grasas trans, café e infusiones (no permite la adecuada absorción del hierro en la sangre), eliminar totalmente el consumo de alcohol y tabaco.

  • Cuidarse antes y después del embarazo

Recordar que una alimentación sana debería ser una conducta de vida no sólo en el período de gestación.

Una dieta sana antes del embarazo es importante para evitar defectos congénitos en el bebé y después del embarazo y durante el período de lactancia, las demandas fisiológicas de la mujer también aumentan, por tanto, una alimentación sana, equilibrada y rica en nutrientes, es necesaria para poder ofrecerle al bebé la mejor alimentación, a través de la leche materna.

Información con fines educativos, si tienes dudas acude a tu Obstetra o profesional de salud capacitado de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main Menu

Bienvenidos
1
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿cómo podemos ayudarte?
Powered by