Bebés y Sonidos Fuertes

BEBES Y SONIDOS FUERTES

Es importante saber en qué momento del embarazo empieza a desarrollarse la audición del feto, para poder prevenir malestar, estrés y daño del sistema auditivo de nuestros bebes.

A partir de las 20 semanas de gestación se desarrolla el oído externo y medio y llega a ser funcional a las 25 semanas de gestación.

Sin embargo, se sabe que el feto responde al sonido desde la semana 16, hecho interesante ya que las estructuras del oído no están completamente maduras hasta las 26 semanas, sugiriendo “percepción” por algún sistema alternativo como por ejemplo la piel del bebe.

¿CÓMO SE MIDE EL SONIDO?

La intensidad del sonido se mide en decibeles (dB). El sonido es posible medirlo a través de un instrumento llamado decibelímetro o sonómetro. El decibel (dB) mide la fuerza del sonido más que la cantidad de sonido. Los niveles seguros se consideran por abajo de los 85 decibeles. El oído humano no responde igual a todas las frecuencias de un ruido, percibimos mejor ciertos sonidos que otros, dependiendo de su frecuencia.

¿QUÉ PASA CUANDO EL SONIDO ES DEMASIADO FUERTE?

El sistema auditivo inmaduro es particularmente sensible a la sobreestimulación por lo que se debe tener sumo cuidado, precisamente con sonidos que superen 100 Decibeles (dB). Felizmente el feto está protegido y aislado de los sonidos de origen externo durante toda la gestación, pero tal protección disminuye en los dos últimos meses.

Los patrones de respuesta fetal a los sonidos en los fetos a término son:  taquicardia y movimientos de las extremidades y de los párpados cuando el estímulo es de más 105 dB. Con estímulos de menos de 100 dB, solamente taquicardias. Estas respuestas son señales de malestar fetal.

Con estímulos de 130 dB hay respuestas exageradas en los fetos humanos que sugieren malestar y aún dolor. Los movimientos y la taquicardia se relacionan con una situación de estrés, por tanto, de secreción de adrenalina, cuya presencia a una concentración innecesaria a nivel del sistema nervioso central del bebé, es inconveniente.

Ojo:

  • Es importante recordar que el sistema auditivo fetal puede ser afectado negativamente por los sonidos intensos y que los ruidos que pueden ser dañinos para los adultos, también lo son para los fetos.
  • La embarazada no debe exponerse, especialmente en el tercer trimestre, a ruidos de más de 100 dB.
  • Actualmente es posible saber si un recién nacido tiene hipoacusia o sordera mediante la prueba de TAMIZ AUDITIVO NEONATAL la cual se realiza en los hospitales.

Información con fines educativos, si tienes dudas acude a tu Obstetra o profesional de salud capacitado de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías Luvi